Elegir adoptantes

adopcion-g
CONSEJOS A LA HORA DE ELEGIR ADOPTANTES RESPONSABLES

– Antes de entregar un animal, observar el espacio donde va a vivir. Se recomienda siempre que el terreno esté cercado ya que los animales deben estar dentro de la propiedad y no en la vereda. – Preguntar cuanto tiempo por día el animal estaría solo. Los cachorros demandan mas supervisión que un animal adulto. A su vez algunos perros adultos sufren cuando los dueños se van y en ese caso lo ideal son adoptantes que pasen más tiempo en su hogar o puedan llevar con ellos a su mascota.

Consultar si hay otros animales y si están esterilizados para evitar peleas. Introducir un perro/ gato en una manada a veces no sencillo. Asegurate que los nuevos dueños sepan cómo hacerlo.

¿Hay niños en la familia? No todos los perros/ gatos se adaptan a convivir con chicos. Si es un perro tamaño grande se sugiere que no haya niños muy pequeños que los puedan molestar y ocasionar alguna mordida.

– Estar atentos a lo que opinen de la esterilización. Es imprescindible que el animal dado este esterilizado, y si es cachorro el nuevo dueño se comprometa a hacerlo a los 6 meses de edad. La gente que no quiere castrar suele pedir “animales machos” para evitar el celo, sin embargo los machos también se esterilizan -más alla del prejuicio cultural que hay-.

Tener en cuenta la situación económica. Un animal es un ser vivo que en algún momento va a tener que ser vacunado, desparasitado y llevado al veterinario si se enferma. Si es tamaño grande comerá mucho y si tiene pelaje abundante requerirá más cuidado. El adoptante se tiene que hacer cargo de todos esos gastos; si no se puede hacer cargo es mejor no darle un animal.

Indagar si tuvo antes una mascota, por qué no la tiene más, si falleció cuál fue la causa, etc.. – Preguntar si la propiedad es suya. Si alquila aclararle que cuando se venza el contrato deberá buscar otro lugar donde acepten animales; los animales no se “devuelven” como si fueran objetos y ya cuando son adultos es muchísimo más difícil darlos.

Realizar un seguimiento telefónico y aclararle que esto va a ocurrir para que no se sientan invadidos. Al tiempito darse una vuelta personalmente para ver (con tus propios ojos!) cómo se encuentra.

 

A %d blogueros les gusta esto: